LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO. Dr. ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA

LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO. Dr. ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA

 

3833e-adolfo2bvasquez2brocca2bd-phil2b_seminare2bface2bavrocca2b1_2bart2band2bphilosophy2b

Adolfo Vásquez Rocca – Doctor en Filosofía – Todas Las Publicaciones

Almiar -Margen Cero, Madrid, http://www.margencero.com/almiar/autoayuda-y-coaching/

INTRODUCCIÓN:

El debate sobre el Coaching, su naturaleza, alcance y paternidad, entre H. Maturana, quien en una entrevista otorgada a la Revista Capital abre los fuegos –manifestando su molestia por ser relacionado con el Coaching y porque –paradójicamente– esta disciplina en pleno auge –tanto en el desarrollo personal, como en las grandes Empresas –altos Ejecutivos, Liderazgo etc. ha robado ideas suyas, a partir de lo cual acusa a Rafael Echeverría (uno de los principales Coaching – con una Organización en EE.UU. –Newfield Consulting– / y de un modo indirecto a Fernando Flores, quien se ha mantenido al margen de la polémica.
En medio de éste Interesante debate mediático, entre dos notables pensadores chilenos  –Maturana y Echeverría– ha aflorado el Ego de cada uno de ellos, a pesar de que en  los pensamientos que defienden uno y otro se hace presente que la consideración por el otro es un imperativo ético esencial en el desarrollo humano. Sin decir cuál de ellos tiene razón, ni quién es el que sufre de amnesia o ha sido defraudado, es necesario pensar las cuestiones teóricas debatidas como telón de fondo de esta sagrada lucha de gurús.

Por mi parte, me limito a exponer –de modo sucinto– cómo la Filosofía  está siendo suplantada por el Coaching, la psicomagia y los múltiples enfoques orientalismos –como el  Zen- y otros atajos.

Más allá de todo ello,  Humberto Maturana ha salido a separar aguas con quienes ponen sus conceptos al servicio del rentable coaching ontológico, cada vez más requerido por las empresas. Sin embargo, el Premio Nacional de Ciencias no es tan ajeno al origen y evolución de esta práctica. Tanto sus ideas como su biografía –incluida su estrecha colaboración intelectual con Fernando Flores– tuvieron bastante que ver con el auge del coaching en el contexto de una época que reemplazó las utopías de cambio colectivo por las metas de desarrollo personal.

I.- La Filosofía, suplantada por libros de autoayuda [1]

La Filosofía ha sido suplantada por libros de autoayuda, por los tratados de coaching [2]. Las librerías abundan en obras de Paulo Coelho, novelas de Isabel Allende, Psicomagia, ambientalismo (fundamentalismo ecológico), Esoterismo (lenguaje hermético, espiritualidad y términos en sánscrito), Orientalismos en todas sus versiones, coaching ontológicos, Gurús tecnológicos como Steve Jobs (el «cerebro» de Apple), y de allí los nuevos tablet, iPhone y demás gadget propios de una generación hiperconectada.
Por su parte, la filosofía no ofrece soluciones facilistas y, en rigor, ni siquiera procura dar respuestas, su vocación es formular problemas, perplejidades y despertar asombros y maravillas; incita a formular preguntas, que son el cultivo del pensamiento. Una pregunta perspicaz conlleva la mitad de la respuesta (salida); los problemas no se resuelven, se disuelven (dirá Wittgenstein). Así que, si bien la Filosofía no ayuda en lo inmediato, pone las cosas en perspectiva, enseña a tomar distancia para saber qué hacer o no hacer. Para algunos deterministas —fatalistas, estoicos o budistas Zen, según se les quiera considerar— existen sólo dos tipos de problemas: los que no tienen solución y los que se resuelven solos; en ninguno de los dos casos hay algo que se pueda hacer, salvo seguir en las ocupaciones diarias, esperando que la realidad se recomponga a sí misma.
La filosofía ha sido invadida por la autoayuda, que no es pensar. Si vas a una librería, lo que antes era la sección de Filosofía ahora es Autoayuda, que son libros que intentan dar respuestas a todos los problemas cotidianos, la mayoría psicológicos, y pretenden resolverlos con fórmulas concretas. Sin embargo, la filosofía ayuda mucho más a superar estos problemas, porque enseña a tomar distancia para saber qué hacer y plantea preguntas, que son el cultivo del pensamiento.
La tradición de la Filosofía como «amor a la sabiduría», como búsqueda de sentido y ejercicio de las virtudes ha dado paso a una sociedad autocomplaciente, que nada sabe de exigencias, sino sólo de la variada oferta de la industria del entretenimiento: Cine 3D, gimnasia, yoga y toda suerte de «tecnologías» próximas al foucaultiano «cuidado de sí». Vivimos el narcisismo exacerbado del culto al cuerpo: de la alimentación hiperproteica, la compulsión por el ejercicio y la cultura fitness; el ideal de la delgadez y la eterna juventud.
II.- Surfeando en las olas de la modernidad líquida
Fenómenos como el hiperindividualismo y la fragilidad de los vínculos humanos dejan entrever el carácter de nuestras sociedades telemáticas, signadas por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones, donde hombres escindidos entre la agresión y el temor, experimentan derivas identitarias y zozobras existenciales ante la exacerbación del consumo, la alienación del trabajo y el terror difuso de las ciudades del pánico.
LEER ARTÍCULO COMPLETO  ↓

«El destierro de los hábitos de apariencia humanística es el acontecimiento […] principal de nuestro tiempo, un acontecimiento ante el que es inútil buscar refugio en argumentos de buena voluntad» [9].
La depauperación de la sensibilidad humana, la decadencia y la vulgaridad de la existencia, puesto en evidencia a través de la disociación entre la propia existencia y el tránsito decapitado del tiempo, pérdida de la intimidad entre su propia persona y las cosas, «inconsistencia de la vida, podredumbre fulminante de todas las cosas» [10].

Adolfo Vásquez Rocca

 

Como cuenta Maturana en la entrevista a Capital que encendió la polémica, tras la detención de Flores fue a verlo varias veces a la prisión para dialogar en torno a sus teorías, y cuando éste se instaló finalmente en Berkeley, luego de su exilio, continuó trabajando a su lado mientras él se insertaba en el mundo intelectual de San Francisco. En ese ambiente cruzado por la seriedad de la universidad y por los gurúes y charlatanes de todo tipo que caracterizaba por entonces a la costa oeste de Estados Unidos, Flores concibió, a partir de su trabajo doctoral, una herramienta destinada a administrar de una forma novedosa las organizaciones y empresas que ya abandonaban la ortodoxia fordista ante la crisis petrolera y la arremetida japonesa. Flores dio ahí un papel preponderante a las ideas sobre el observador, el lenguaje y su capacidad de coordinar acciones, y produjo un artefacto destinado a la consultoría organizacional y la ejecución ingenieril: los talleres de “Conversación para la acción”, una forma de gestión de las organizaciones mediante el control y la coordinación de la comunicación interna de sus participantes.
Las ideas de Flores poco a poco tomaban vuelo, primero en California y luego en Chile. Flores ya trabajaba con varios colaboradores. El resto es historia.

 

 

I.- La Filosofía, suplantada por libros de autoayuda [1]

La Filosofía ha sido suplantada por libros de autoayuda, por los tratados de coaching [2]. Las librerías abundan en obras de Paulo Coelho, novelas de Isabel Allende, Psicomagia, ambientalismo (fundamentalismo ecológico), Esoterismo (lenguaje hermético, espiritualidad y términos en sánscrito), Orientalismos en todas sus versiones, coaching ontológicos, Gurús tecnológicos como Steve Jobs (el «cerebro» de Apple), y de allí los nuevos tablet, iPhone y demás gadget propios de una generación hiperconectada.
Por su parte, la filosofía no ofrece soluciones facilistas y, en rigor, ni siquiera procura dar respuestas, su vocación es formular problemas, perplejidades y despertar asombros y maravillas; incita a formular preguntas, que son el cultivo del pensamiento. Una pregunta perspicaz conlleva la mitad de la respuesta (salida); los problemas no se resuelven, se disuelven (dirá Wittgenstein). Así que, si bien la Filosofía no ayuda en lo inmediato, pone las cosas en perspectiva, enseña a tomar distancia para saber qué hacer o no hacer. Para algunos deterministas —fatalistas, estoicos o budistas Zen, según se les quiera considerar— existen sólo dos tipos de problemas: los que no tienen solución y los que se resuelven solos; en ninguno de los dos casos hay algo que se pueda hacer, salvo seguir en las ocupaciones diarias, esperando que la realidad se recomponga a sí misma.
La filosofía ha sido invadida por la autoayuda, que no es pensar. Si vas a una librería, lo que antes era la sección de Filosofía ahora es Autoayuda, que son libros que intentan dar respuestas a todos los problemas cotidianos, la mayoría psicológicos, y pretenden resolverlos con fórmulas concretas. Sin embargo, la filosofía ayuda mucho más a superar estos problemas, porque enseña a tomar distancia para saber qué hacer y plantea preguntas, que son el cultivo del pensamiento.
La tradición de la Filosofía como «amor a la sabiduría», como búsqueda de sentido y ejercicio de las virtudes ha dado paso a una sociedad autocomplaciente, que nada sabe de exigencias, sino sólo de la variada oferta de la industria del entretenimiento: Cine 3D, gimnasia, yoga y toda suerte de «tecnologías» próximas al foucaultiano «cuidado de sí». Vivimos el narcisismo exacerbado del culto al cuerpo: de la alimentación hiperproteica, la compulsión por el ejercicio y la cultura fitness; el ideal de la delgadez y la eterna juventud.
Surfeando en las olas de la modernidad líquida
Fenómenos como el hiperindividualismo y la fragilidad de los vínculos humanos dejan entrever el carácter de nuestras sociedades telemáticas, signadas por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones, donde hombres escindidos entre la agresión y el temor, experimentan derivas identitarias y zozobras existenciales ante la exacerbación del consumo, la alienación del trabajo y el terror difuso de las ciudades del pánico.
LEER ARTÍCULO COMPLETO  ↓
La Filosofía ha sido suplantada por libros de auto-ayuda, por los tratados de coaching.
Por su parte, la filosofía no ofrece soluciones facilistas, y en rigor, ni siquiera procura dar respuestas, su vocación es formular problemas, perplejidades y despertar asombros y maravillas; incita a formular preguntas, que son el cultivo del pensamiento, una pregunta perspicaz conlleva la mitad de la respuesta (salida); los problemas no se resuelven, se disuelven (dirá Wittgenstein). Así que, si bien la Filosofía no ayuda en lo inmediato, pone las cosas en perspectiva, enseña a tomar distancia para saber qué hacer o no hacer.
La tradición de la Filosofía como “amor a la sabiduría”, como búsqueda de sentido y ejercicio de las virtudes ha dado paso a una sociedad auto-complaciente, que nada sabe de exigencias, sino sólo de la variada oferta de la industria del entretenimiento: Cine 3D, gimnasia, yoga y toda suerte de “tecnologías” próximas al foucaultiano “cuidado de sí”.

«El destierro de los hábitos de apariencia humanística es el acontecimiento […] principal de nuestro tiempo, un acontecimiento ante el que es inútil buscar refugio en argumentos de buena voluntad» [9].
La depauperación de la sensibilidad humana, la decadencia y la vulgaridad de la existencia, puesto en evidencia a través de la disociación entre la propia existencia y el tránsito decapitado del tiempo, pérdida de la intimidad entre su propia persona y las cosas, «inconsistencia de la vida, podredumbre fulminante de todas las cosas» [10].


Adolfo Vásquez Rocca

II.- Facebook, rebelión de las masas y estado de «conciencia ambiental» 
Facebook es un claro ejemplo del actuar de las masas, es un estado de «conciencia ambiental» [12], una enorme manera de matar el tiempo (o perderlo, por supuesto), una maquinaria de conexiones, que responde a la lógica de la hipertextualidad, del hiperlink, de los motores de búsqueda esponsorizados y el posteo compulsivo. Un poderoso engranaje de la industria global que trafica con bases de datos, estadísticas, raiting televisivos, y perfiles psicológicos, en un exhaustivo proceso de estratificación, que apunta sus esfuerzos —como cualquier consultora— a que el mercado se active y los negocios prosperen.
Aunque el proyecto fue concebido por Mark Zuckerberg, la cara real detrás de Facebook es Peter Thiel, inversor de capital de riesgo y filósofo futurista. Es también un vigoroso activista del neoconservadurismo. Se graduó en Filosofía en Stanford y es coautor del libro El mito de la diversidad, un ataque minucioso al multiculturalismo y al liberalismo.
El mentor filosófico de Thiel es René Girard [13], de Stanford, quien propone la teoría de que el comportamiento humano funciona por deseo mimético. Girard alega que la gente es esencialmente borrega y se copia una a otra sin mucha reflexión. La teoría parece ser correcta en los mundos virtuales de Thiel: el objeto de deseo es irrelevante. Todo lo que se necesita saber es que los seres humanos tienden a moverse en manadas [14].
La inteligencia colectiva —siempre dentro de contextos globalizados— requiere, para su constitución, de la interactividad, del diálogo al interior de la web. Diálogo que tiende a favorecer nuevos modelos discursivos accesibles a todos, cuyas expresiones —siempre de carácter público— se deslizan a través de las autopistas de la información en busca de participaciones colaborativas en un espacio mutante y deslocalizado conocido como la Web 2.0.
La hiperconectividad y el ciberespacio habremos de entenderla como una realidad simulada, un «no-lugar», que opera como una red de tránsito de información, donde desarrollamos nuestras interacciones comunicativas mediáticas en el paroxismo de las nuevas redes sociales y el desarrollo de nuevas formas de cibersubjetividad, donde vemos que conceptos como el de ciudadanía, intimidad y lugar (no-lugar) se redefinen en este nuevo entorno de poderes anónimos, imperios tecnofinancieros implacables e implosiones sociales.
La sabiduría de las multitudes [15] es otra forma para llamar a la entrada en escena de las masas —ahora en el ciberespacio—. A este respecto James Surowiecki señala que «los grupos funcionan mejor que las individualidades si y sólo si se cumplen cuatro condiciones: diversidad de opiniones, descentralización, independencia y mecanismos de agregación de la multitud; bajo dichas circunstancias, cada individuo aporta y valora una parte de la información para, junto al resto de los individuos, alcanzar un veredicto colectivo» [16]. Pese a ello, está aún por demostrarse que la inteligencia colectiva promovida por los teóricos del enjambre —suma de muchas inteligencias— sea más efectiva que las élites reducidas.
Por seductora que resulte la apuesta a la superior inteligencia de las multitudes, no sería mala idea detenerse en la advertencia de Charles MacKay en su famoso libro Delirios extraordinariamente populares y la locura de las multitudes donde se cuestiona: ¿por qué individuos habitualmente sensatos e inteligentes se convierten en masas idiotas cuando actúan colectivamente?… «La gente, es sabido, piensa en manadas; se verá que también enloquece en manadas y sólo recobra la cordura lentamente, uno por uno» [17].

Genealogía de la intimidad
La Filosofía se gesta en el diálogo al aire libre, con pensamientos divergentes que avanzan en todas direcciones y desafían nuestras lógicas bivalentes y la tiranía de la silogística de Aristóteles, para abrirse a los mundos posibles, la polisemia y la multidiversidad de lo real, para realizar paseos en el Jardín de Epícuro, excursiones a la Montaña sagrada y recorridos por senderos que se bifurcan entre los mundos del texto y los viajes de la trama [18].
“ITINERARIOS DE LO HUMANO AL INTERIOR DE LA FILOSOFÍA”.
Panorama. Entre el parque humano y las comunidades espaciales “aladas”:
“La Filosofía ha sido suplantada por libros de auto-ayuda”.
Dr. Adolfo Vásquez Rocca
Eldiario.com.ar Edición Impresa. Paraná Año CI – N.º 37, 118 – Lunes 23 de Mayo de 2016
Dr. Adolfo Vásquez Rocca

Ver Artículo
https://www:
.academia.edu/25626858/ITINERARIOS_DE_LO_HUMANO_AL_INTERIOR_DE_LA_FILOSOF%C3%8DA_LO_HUMANO_INHUMANO_Y_TRANSHUMANO

La Filosofía ha sido suplantada por libros de Auto-ayuda”

Dr Adolfo Vásquez Rocca “ITINERARIOS DE LO HUMANO” Diario

http://www.margencero.com/almiar/autoayuda-y-coaching/

La Filosofía ha sido suplantada por libros de auto-ayuda, por los tratados de coaching ontológico (en lenguaje hermético y términos en sánscrito), donde no se ejercita, precisamente, el pensamiento y la crítica. Las librerías abundan en obras de Paulo Coelho, novelas de Isabel Allende, Psicomagia, ambientalismo (fundamentalismo ecológico), cocina gourmet, diseño (minimalismo japonés), orientalismos en todas sus versiones, récords deportivos, surf, nuevos tablet, iPhone y demás gadget propios de una generación hiper-conectada.
Por su parte, la filosofía no ofrece soluciones facilistas, y en rigor, ni siquiera procura dar respuestas, su vocación es formular problemas, perplejidades y despertar asombros y maravillas; incita a formular preguntas, que son el cultivo del pensamiento, una pregunta perspicaz conlleva la mitad de la respuesta (salida); los problemas no se resuelven, se disuelven (dirá Wittgenstein). Así que, si bien la Filosofía no ayuda en lo inmediato, pone las cosas en perspectiva, enseña a tomar distancia para saber qué hacer o no hacer. Para algunos deterministas (fatalistas, estoicos o budistas Zen – según se les quiera considerar) existen sólo dos tipos de problemas: los que no tienen solución y los que se resuelven solos; en ninguno de los dos casos hay algo que se pueda (o deba) hacer, salvo seguir en las ocupaciones diarias, esperando que la realidad se recomponga a sí misma.
La tradición de la Filosofía como “amor a la sabiduría”, como búsqueda de sentido y ejercicio de las virtudes ha dado paso a una sociedad auto-complaciente, que nada sabe de exigencias, sino sólo de la variada oferta de la industria del entretenimiento: Cine 3D, gimnasia, yoga y toda suerte de “tecnologías” próximas al foucaultiano “cuidado de sí”.
6db55-adolfo2bvasquez2brocca2bphd2b_2bcongreso2binternacional2bde2bfilosof25c325ada2bucm2b7002b2b2528copia2529

Adolfo Vásquez Rocca – Doctor en Filosofía

 
Rafael Echeverría

ITINERARIOS DE LO HUMANO AL INTERIOR DE LA FILOSOFÍA: LO HUMANO – INHUMANO – Y TRANSHUMANO

FILOSOFÍA Dr. Adolfo Vásquez Rocca

CONTEXTO DEL DEBATE

1.- Humberto Maturana: “No tengo nada que ver con el Coaching-

Revista Capital
2.- Rafael Echeverría responde a Maturana – Revista Capital
http://www.capital.cl/poder/2016/01/25/090146-rafael-echeverria-todo-de-lo-que-acusa-es-falso


THE CLINIC

A PROPÓSITO DE EGOS, COACHING Y AUTOAYUDA

https://twitter.com/AdolfoVRocca/status/743220836375592960

Crítica a la concepción de ciencia de Humberto Maturana. Por el Dr. Carlos Verdugo Serna – Universidad de Valparaíso
Adolfo Vasquez Rocca _ Filosofia Contemporanea 2000 Red _ 707ddaf_o
ONTOLOGÍA DEL LENGUAJE VS BIOLOGÍA DEL AMOR.
 Rafael  Echeverría
El silencio epistolar entre Humberto Maturana y Rafael  Echeverría durante el mes de marzo de 2016 fue la antesala al nacimiento de un interesante libro que, lejos de ponerle paños fríos a la polémica del coaching, aviva el debate: Ontología del Lenguaje vs Biología del Amor.
“Sabemos que Humberto Maturana no acepta de buen grado que un término que él ha utilizado pueda ser tomado para conferirle un sentido o una aplicación diferente de la que él le asignara. Cuando ello sucede, muestra su intolerancia y suele acusar a quien lo hace de desarrollar esta concepción ‘a su arbitrio'”.
Si bien esta podría ser entendida como una demanda del hijo-discípulo al patriarca, lo interesante es que este padre, a diferencia del de Viena, niega la paternidad. Es más, Maturana es un acérrimo opositor al patriarcado.
A diferencia de Freud, cuya pareja vivió prácticamente en el anonimato intelectual, Maturana destaca una y otra vez que su Árbol del Vivir es una obra conjunta que nace a partir de las preguntas que Ximena Dávila le realizó sobre sus teorías.
“Sabemos que Humberto Maturana no acepta de buen grado que un término que él ha utilizado pueda ser tomado para conferirle un sentido o una aplicación diferente de la que él le asignara. Cuando ello sucede, muestra su intolerancia y suele acusar a quien lo hace de desarrollar esta concepción ‘a su arbitrio'”.
Si bien esta podría ser entendida como una demanda del hijo-discípulo al patriarca, lo interesante es que este padre, a diferencia del de Viena, niega la paternidad. Es más, Maturana es un acérrimo opositor al patriarcado.
A diferencia de Freud, cuya pareja vivió prácticamente en el anonimato intelectual, Maturana destaca una y otra vez que su Árbol del Vivir es una obra conjunta que nace a partir de las preguntas que Ximena Dávila le realizó sobre sus teorías.
“ITINERARIOS DE LO HUMANO AL INTERIOR DE LA FILOSOFÍA”.
Panorama. Entre el parque humano y las comunidades espaciales “aladas”:
“La Filosofía ha sido suplantada por libros de auto-ayuda”.
Dr. Adolfo Vásquez Rocca
Eldiario.com.ar Edición Impresa. Paraná Año CI – N.º 37, 118 – Lunes 23 de Mayo de 2016
Dr. Adolfo Vásquez Rocca

Libros de auto Ayuda

A propósito del coaching, la epistemología, y la biología cultural:
“LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO”, En Almiar, MARGEN CERO, Madrid, III Época, N.º 86 / mayo-junio de 2016. ISSN: 1696-4807 http://www.margencero.com/almiar/autoayuda-y-coaching/

ANEXO

Repensando las Organizaciones
 R. Silva Ortúzar
“RECUPERANDO” LA ONTOLOGÍA DE LAS DISPUTAS ENTRE “GURUS”

Ontología y Coaching
1. ¿De qué hablamos cuando hablamos de Ontología?.
Siendo claros, la Ontología no tiene nada que ver con ser la panacea y la solución a los problemas.
Tampoco es “buena” ni “mala” en sí misma, es tan solo una rama derivada de la filosofía que en esencia y en lenguaje simple, es el estudio del SER de las cosas y del hombre.
Así, por ejemplo, puede haber, tanto una ontología de la maldad, como una de la bondad, una arrogancia ontológica, como una humildad ontológica (como bien distingue F. Koffman en su libro “Empresas Conscientes”), la ontología de una rosa, como la ontología de una empresa.
A lo que voy, es que la Ontología, y en el caso del Coaching Ontológico, es tan solo una forma de abordar un “algo” con el fin de indagar en qué y cómo está constituido el SER de ese algo; no es un remedio y menos la solución a los problemas.
Es indagar en la “estructura” o “plataforma” bases que genera y al mismo tiempo impide posibilidades. La estructura desde la cual surgen todas las acciones que llevan a los consecuentes resultados. En lo Organizacional, constituida por Yo, Nosotros, y el Ello.
2. Life-Coaching v/s Business Coaching
Seguidamente, existe una gran diferencia entre hacer Life Coaching y Business Coaching.
Personalmente en muchísimas organizaciones me he encontrado con que existe una especie de rechazo frente al Coaching Ontológico, dadas las experiencias y el tipo de intervención de los coaches, que obviamente eran ontológico, pero que ejercían su rol desde un “approch” de Life Coaching, no de Business Coaching (además, en alguna empresas grandes cerraron las puertas al Coaching Ontológico, dada la forma bruta, por decirlo cariñosamente, de las intervenciones de Fernando Flores, que es lo que asumo que a Maturana no le gustó cuando lo vio en acción).
Entonces, para recuperar la Ontología y ser justo con ella, a mi juicio, no es el Coaching Ontológico el deficiente en el mundo corporativo, sino la forma como muchos coaches ontológicos lo han abordado: haciendo Life-Coaching en un contexto de Business-Coaching.
Asimismo, creo que esa es una gran responsabilidad y al mismo tiempo oportunidad que tienen las distintas escuelas de coaching ontológico que existen, por una parte indicarles a sus alumnos el tipo de abordarje para el cual se están formando, y por otra, generar la formación haciendo la distinción.
Para mí, el Coaching Ontológico es muy potente en las Organizaciones si se desarrolla desde una aproximación de Business-Coaching, y para esto, los coaches ontológicos deben tener, tanto distinciones de Business Coaching, como expertise en el uso de herramientas y modelos de conversaciones organizacionales, tales como el GAPS, para alinear brechas, el GROW, para el establecimiento de claro de objetivos, el ITC o Inmunidad al Cambio, para desbloquear las trabas que impiden el logro de los procesos de cambio, el BEST, para dar feedback, utilizar Assessmentes como el HOGAN, MBTI, Human Sinergistics, Denison, Kaplan Devris, por mencionar algunos de los más usados en el mundo.
Además, existe otra gran distinción entre Life Coaching y Business Coachin: la cantidad de participantes en el proceso.
a) En Life Coaching solo hay dos: El Cliente (coachee) y el Coach.
b) En Business Coaching hay al menos 3: El Cliente, quien contrata el servicio, el Coachee, quien recibe el servicio, y el Coach, generándose así, una dinámica muy distinta a la de Life Coaching, lo cual tampoco es enseñado.
Hay mucha confusión al respecto entre los mismo coaches ontológicos, e incluso algunos me han señalado, que no se puede hacer Coaching Ontológico en las empresas; como indiqué hace un rato, ¡lo que no se puede hacer en las empresas es Life-Coaching “Ontológico”!. Por eso la importancia como Coach Ontológico, de tener clarísima esta distinción.
3. Que los Gurus se destruyan entre sí si quieren. Nosotros apoyemos a nuestros clientes
Si bien imagino que cada uno tiene su postura, visión, e interpretación de lo ocurrido en estos “rounds entre gurus”, lo importante aquí es hacer bien el trabajo como Coach Ontológico; es nuestra responsabilidad dar un buen servicio en el mercado, más allá de los dimes y diretes entre los “de arriba”.
Así como Newfield me llevó a conocer el Life-Coaching Ontológico, proceso del cual estoy muy agradecido, pues mucho de lo que soy hoy viene de dicha experiencia, agradezco haber tenido una formación ontológica con enfoque organizacional previo, pues es en ese mundo en el cual yo decidí trabajar.
Entonces, a todo coach ontológico que desee ejercer en el mundo de las organizaciones, le sugiero:
a) No haga Life-Coaching en un entorno Organizacional, ejecute Business Coaching.
Por ejemplo, no ponga ni incienso en la oficina de su coachee, ni le pida a su cliente que le pregunte a la luna sobre como resolver su problema.
b) Adquirir conocimiento en Ontología Organizacional: por ejemplo, existen muchos más tipos de conversaciones que las cuatro que aparecen en la “Ontología del Lenguaje”, tales como, la Conversación de Anticipación de Quiebres, o la Conversación de Anticipación de Posibilidades. Conversación para la Gestión del Cuidado Organizacional, la Conversación Ontológica para Resolver Conflictos, y otras, como también existen procesos de para Gestionar Ontológicamente los proyectos.
(Llevo 3 años haciendo el curso “Ontología Organizacional” en el MBA de la Usach, con la gran aceptción y asombro de todo lo que es posible desde ese approach, de parte de los alumnos).
b) Aprender modelos y herramientas de Business Coaching como los que indiqué inicialmente: GROW, GASP, BEST, ITC, otros.
c) Utilizar herramientas de Assessment Organizacional o Ejecutivo.
c) Aprender a distinguir entre Problemas Técnicos y Desafíos Adaptativos. Para esto le sugiero leer o, “Liderazgo sin respuestas fáciles” o, “Liderazgo sin límites”, ambos de Ronald Heifetz. Para los Técnicos están los expertos y los consultores especialistas, para los Adaptativos, estamos los coaches.
d) Más allá de Maturana, Flores o Echeverría, aprender por ejemplo, sobre los estudios e investigaciones de otros “Gurus”; le dejo uno, Chris Argyris (fuente original del modelo OSAR).
blog de Rodrigo Silva O.
1.-
Entretenido el intercambio de pareceres entre estos dos notables pensadores chilenos. Ha aflorado el tremendo Ego de cada uno de ellos, a pesar de los pensamientos que defiende cada uno donde la consideración por el otro es un imperativo ético esencial en el desarrollo humano. Sin decir cuál de ellos tiene razón, porque da lo mismo, ni quién es el que sufre de amnesia, es necesario pensar las cuestiones teóricas debatidas como telón de fondo de esta lucha de egos.
El Coaching es el nombre moderno dado a lo que Sócrates pretendía hacer en Atenas: fomentar a través del diálogo, de la conversación, la búsqueda de aquellos conocimientos que son esenciales para el desarrollo humano en su aspecto trascendental: buscar la belleza del Alma y salir de la oscuridad del materialismo ético y ontológico. Discutía con los Sofistas a propósito de esos tópicos fundamentales. Éstos, a su vez, se preocupaban del uso del lenguaje, según Platón, en una visión muy sesgada, para aprender a manipular pragmáticamente a sus clientes, oponentes y auditores. Enseñaban el arte de la Retórica y la Elocuencia, antecedentes de la Lógica, bienes del habla tan escasos en nuestra actualidad, donde “la falta de pensamiento es un huésped habitual” (Heidegger). Pero había una coincidencia común: el ser político del hombre como fundante de su ser, al carecer de la posibilidad del desarrollo humano fuera de la Polis, y el papel del Logos (la palabra, la conversación y la racionalidad) en la construcción de la realidad humana individual y social. Ergo, las grandes ideas de nuestros pensadores debatientes están prefiguradas no sólo en el pensamiento griego sino que en grandes pensadores modernos y contemporáneos como Nietzsche, Marx, Heidegger, Wittgenstein, Austin, Searle, Dreyfus y otro connacional, con otro egote tremendo, Fernando Flores, entre muchos otros. Lo fundamental en ellos es una concepción materialista del hombre en el sentido de valorizar la existencia humana como ser corporal que necesita, comer, dormir y amar para vivir y pensar, como un homo faber interdependiente del resto de la sociedad tanto para proveerse como para ofrecer sus productos o servicios. Un Dasein arrojado al mundo de las cosas y entre las que tiene que operar para desarrollarse y vivir. Y pensar y sentir (o viceversa). En ese trámite esencial para vivir ocupamos como herramienta fundamental la palabra. La palabra que no sólo describe dentro de los límites de su arquitectura la percepción que hace un observador de la realidad, sino que además crea realidades, crea situaciones, experiencias y ‘cosas’.
Visto al vuelo todo lo anterior, Maturana paga el precio de su genialidad y piensa que sus teorías derivan casi exclusivamente de su laboratorio y de su cabeza, de hecho suele citarse a sí mismo en sus textos y es tacaño al momento de reconocer el aporte que pueden haber tenido otros pensadores en sus pensamientos. Maturana no tiene nada que ver con el Coaching, como él sostiene. Son algunas de sus ideas las que sí tienen que ver mucho con esa nueva práctica que es el Coaching. Son sus ideas, reproducidas ya en cientos o miles de ensayos, papers, libros y conferencias las que tienen un valor teórico independiente de quien sea su autor, las que son muy útiles para interpretar el quehacer y el desarrollo del ser humano en su desarrollo ontológico, esto es como ser pensante, parlante, lenguajeador y arquitecto de muchas situaciones y experiencias de su vida. Pero no sólo Maturana es el que se lleva los galardones de la influencia sobre otros desarrollos teóricos y prácticos. Son muchos otros así como hay diversas corrientes de Coaching. En mi caso particular como profesor y Coach, desarrollándome fundamentalmente en el mundo de la Educación, trabajando con estudiantes y profesores, más bien alejado del mundo de los negocios y las empresas, me he servido esencialmente del Eneagrama de la Personalidad (según varios autores, esenciales: Naranjo (otro connacional), H. Palmer, Don R. Riso y S.Carrion y de la Programación neurolingüística (de la cual he oído muchas críticas de gente que no la ha estudiado), aparte de los importantísimos escritos de Echeverría, Maturana y Varela, juntos y por separado estos últimos. A esta altura resulta bien complicado pretender adjudicarse autoría absoluta y final de algunas ideas. Puede tratarse de nombres nuevos, más acertados, para antiguas ideas. Las ideas, una vez dadas a conocer adquieren autonomía y libertad respecto de sus autores originales; a todos les ha pasado para bien o para mal. Seguramente Aristóteles, Jesús, Marx, Nietzsche y Freud, entre otros, se indignarían por algunos desarrollos posteriores de sus ideas y preceptos por parte de sus hermeneutas, pero qué se espera de los libros y las ideas, sobre todo cuando forma parte esencial de una teoría el carácter insuperable de la subjetividad del observador para interpretar sus impresiones y el carácter deficiente de nuestro lenguaje ordinario para representar fielmente nuestros pensamientos y su acompañamiento emocional o sustento emocional (o sea irraciona)l que le da el sentido profundo a lo que se quiere expresar.,
¿Qué es el Coaching, entonces?¿Para qué sirve, hoy por hoy, lejos en el tiempo y el espacio de aquella Atenas aristo-democrática del siglo V antes de Cristo?
Supongo que hay múltiples respuestas a estas preguntas, pero la que a mí más me gusta tiene que ver con el rescate de esa antigua tradición de conversación adecuada a ciertas técnicas de eficiencia que permiten el desarrollo integral del ser humano que requiere dicho servicio. El Coaching, ya sea neurolingüistico, ontológico o integral, no puede pretender ser una manipulación de otro ser humano con ‘x’ fin, sino un ejercicio de reflexión acerca del mapa personal, sus fuentes, sus limitaciones y potencialidades con el fin de superar ideas limitantes para el desarrollo personal y las metas a las que se quiere llegar. Es más bien, como diría el Dalai Lama del Budismo, un adiestramiento de la mente ya no en base a la meditación que busca el Satori o la Liberación del sufrimiento, como en su caso, sino como un ejercicio conversacional, de imaginación, de remembranzas, de proyecciones a fin de aclarar cómo usar las potencialidades que poseemos a fin de avanzar en la neutralización de nuestras limitantes reales o imaginarias y acercarnos a nuestras metas personales, metas personales que deben ser revisadas en su ‘ecología’, en su influjo o impacto en el sistema (la empresa, la escuela, la organización) en la cual estamos insertos, pues bien puede ser que lo que queremos no es lo que necesitamos y finalmente resulte nefasto para el sistema aunque beneficioso en lo inmediato para nosotros. El respeto por el otro, por la ‘otredad’, por el otro ‘observador’ y su subjetividad inalienable de sí, son parte esencial de un Coaching que pretenda servir dentro de la Ética que busque preservar o fomentar la armonía social como base de un desarrollo personal pleno.
Estas reflexiones buscan exculpar a estos ilustres debatientes respecto de la apreciación por otros de sus ideas y rescatar la práctica del Coaching con independencia de las debilidades humanas de sus principales fuentes. No estoy en condiciones ni tengo la pureza para debatir acerca de los valores morales que inspiran a Maturana y/o Echeverría, ambos de alguna manera son mis maestros, junto a varios, pero varios otros, y va mi reconocimiento a ambos por sus aportes significativos en el desarrollo de un nuevo paradigma o modelo que nos invita a ser mejores humanos siempre en consideración con nuestro entorno sustentador.
Iván Brunet Cubillos
2.- EVS COACHING CONSULTORES
Evs Coaching Consultores • hace 4 meses
Enrique Vergara, Coach Ontológico Organizacional, Diplom Kaufmann, PhD© DEA en desarrollo de negocios internacionales avanzados, Director de EVS Academia de Coaching y Socio Director de EVS Coaching Consultores SpA
Cuando, la semana pasada, recibí el link de la entrevista de Humberto Maturana, en revista Capital, estuve sorprendido. Descubrí que un hombre, de la calidad de los aportes al desarrollo del conocimiento, como lo es Humberto Maturana, no podía estar exponiendo su ego a la opinión pública sin aspirar a una recompensa.
¿Cuál?
Pues bien, al entrar en el detalle de las actividades de la empresa Matriztica, descubro que si Humberto Maturana fuera coach ontológico como algunos le atribuyen ser, tendría un fundamento adicional e interesante como “atractor de negocios” para Matriztica, su empresa. Pues bien, él no es coach y como dice Echeverría no conoce el coaching. Entonces qué mejor que negar toda cercanía con esta área del conocimiento que hoy es demandada por las organizaciones de todo tipo. La demandan como herramienta de aprendizaje y de desarrollo de competencias. El acto de negar es un sinónimo de resistir y lo que resistes persiste. Al final del día esta declaración de Maturana lo acerca al mundo del coaching. Me pregunto ¿Será esto un acto de marketing?
Maturana, a quien cito como un gran investigador y doctor de la biología en nuestro programa donde formamos coaches organizacionales, a través de su trabajo de investigación, hizo un gran aporte al desarrollo de la teoría de la organización, cuando esta conversaba de la teoría de sistemas. Pero él (su empresa) no sabe cómo practicar esto en la organización. El coach organizacional ontológico que formamos en la Academia, si lo sabe, pues recibe las herramientas para poder apoyar el desarrollo de competencias y habilidades directivas o gerenciales complejas a través de la herramienta de aprendizaje llamada coaching.
Invito a Humberto Maturana a no enojarse por una paternidad (la del coaching ontológico) mal articulada. Es un acto de incompetencia del que le recibe y le saluda (a Maturana) atribuyéndole esta paternidad. Invito a Maturana a preguntarse ¿Qué habré hecho en mi vida que las personas hacen este juicio sobre mí? ¿Será que no me conocen? Y… Dr. Maturana permítame regalarle una pregunta adicional… ¿A qué se debe que esto, a mí Humberto Maturana, me molesta tanto? En nuestra Academia le citamos y nunca diríamos que Maturana es un coach.
En su molestia Humberto Maturana asedia a Fernando Flores y a Rafael Echeverría. Me pregunté… ¿Qué mueve a Maturana a asediar a Flores? ¿La “brillantes” que llevó a este hombre, que siendo muy joven, ser nombrado ministro de Estado? ¿La misma que más tarde lo hizo un hombre adinerado por el desarrollo del “Comunicador” en las empresas? A lo mejor la pregunta está demás. Fernando Flores no se sintió asediado.
La reacción de Rafael Echeverría en cambio me pareció a lo menos de Quijote. Nos acogió a todos los que practicamos esta profesión, bajo una pseuda-“protección” e incluyó en su acto aclaratorio el hecho que él se podía defender solo, que por lo mismo le pedía a Humberto Maturana que lo atacara a él y no a la profesión, aquella que nosotros los coaches practicamos con vocación de servicio, pasión, devoción y profesionalismo entre otras cualidades. Todas estas, si bien Rafael no las menciona, es lo que yo escucho cuando lo escucho defender a Newfield y a su negocio. Permítanme decirle por esta vía a Rafael Echeverría que la práctica de mi profesión es una libertad anclada en el derecho humano y esta libertad (propia) la defiendo yo. Hubo clientes de EVS Coaching Consultores Spa (www.coaching-evs.cl) que me llamaron muy preocupados. Preocupación que se escuchaba en el ámbito de la confianza. Confianza que se basa en nuestra experiencia y trayectoria. Confianza que depositan los clientes en nuestros modelos de desarrollo de competencias, en nuestros modelos de aprendizaje en la academia y la confianza que ellos le regalan a los proyectos de desarrollo que realizamos. Esta confianza se ponía en riesgo y aparecía como caldo de cultivo para los detractores de nuestro trabajo. El daño que produce Maturana con sus asedios en el ámbito organizacional (nuestra especialidad), en términos de la posible pérdida de confianza, es interesante de analizar y de someter a evaluación para dimensionar nuestra defensa.
Y me aparece un juicio, este es, que el daño indirecto que nos hace Rafael al “defendernos” es invalidarnos como exponentes del coaching. Estimado Rafael…no es necesario que defiendas a nadie, aun cuando tienes razón que Maturana desconoce el mundo del coaching.
3.- ADOLFO ALEJANDRO GARRIDO HACE 5 MESES
Discusiones en Capital 20 comments
Rafael Echeverría: “Todo de lo que acusa es falso”
Adolfo Alejandro Garrido
Adolfo Alejandro Garrido hace 5 meses
Más allá de la discusión de fondo fui testigo en primera fila de una muy triste y fea actitud de Maturana; quien fue contratado por 3 millones de pesos por adelantado para dar una charla en un congreso (PNIE , Santiago de Chile 2013, sede del ex Congreso Nacional) y horas antes se negó por venir muy cansado de un viaje a Colombia. Frente a lo cual, simplemente, no se devolvería el dinero; sino que sólo se compensaría con una exposición posterior en fecha indeterminada a través de vídeo conferencia.
¿Quién podría haberle dicho algo al gran Humberto Maturana?
Luego de múltiples ruegos y acuerdos, se logró que fuera sólo por 60 minutos, sin su compañera que estaba anunciada y sin contestar la más mínima pregunta.
Lo relato, porque creo que endiosamos a personas por razones de tipo sicológico o publicitario y eso nos daña como sociedad, porque los verdaderos aportes quedan excluidos u obnubilados. En el caso de Maturana, su gran aporte fue la autopoiesis; sin embargo eso lo realizó en compañía de su partner Francisco Varela ya fallecido y de validación internacional. Luego de eso, solo lo he escuchado “lenguajear” como el mismo llama (Adolfo Garrido C., periodista).
En un próximo artículo me ocuparé en profundidad del Coaching Ontológico —su marco teórico y plataforma conceptual—. Si bien existen diversos enfoques, entre los que destaca el empresarial, el coaching de desarrollo personal y espiritual, me centraré en la Escuela de Santiago (Coaching Ontológico). La escuela chilena o escuela ontológica se basa en las ideas y el trabajo de Fernando Flores —con quien he colaborado y sostenido conversaciones muy inspiradoras—, fue Flores quien desarrolló su filosofía acerca de la comunicación, tomando como base la filosofía de Nietzsche, Heidegger, Searle, Austin y Wittgestein y las investigaciones biológicas de Humberto Maturana y de Francisco Varela.

Investigadores y Tesistas de Posgrado

Espero les resulte de interés
Saludos Cordiales
Adolfo Vásquez Rocca
El debate sobre el Coaching, su naturaleza, alcance y paternidad. Entre H. Maturana, quien en una entrevista otorgada a la Revista Capital abre los fuegos –manifestando su molestia por ser relacionado con el Coaching y porque –paradójicamente– esta disciplina en pleno auge –tanto en el desarrollo personal, como en las grandes Empresas –altos Ejecutivos, Liderazgo etc. ha robado ideas suyas, a partir de lo cual acusa a Rafael Echeverría (uno de los principales Coaching – con una Organización en EE.UU. –Newfield Consulting– / y de un modo indirecto a Fernando Flores, quien se ha mantenido al margen de la polémica.
Examino cómo la Filosofía, la Psicología clínica y la Teología han sido suplantadas por el Coaching ontológico, la psicomagia, los múltiples enfoques orientalismos – Zen- y otros atajos..
Las investigaciones de Fernando Flores son las que posteriormente Rafael Echeverría desarrolló en su libro Ontología del Lenguaje (1994). El Coaching Ontológico surge como práctica profesional gracias al desarrollo teórico llamado Ontología del Lenguaje.
Fernando Flores es quien sistematiza de manera convergente desarrollos teóricos, y a veces contrapuestos, que se llevan a cabo durante fines del s. XIX y s. XX, entre los que se destacan Nietzsche, Heidegger, Buber, Wittgenstein, Searle, Austin, Maturana y Francisco Varela, entre otros.
El glamour de las mercancías.
Vivimos un momento de ‘consignas’ cosméticas, reactiva al desencanto, indignados, sin tolerancia a la frustración. El principio personalizador, que se articula como democratización del consumo de modelos por la vía de la serialidad y la ética novedosa del crédito y la acumulación no productiva. Un nuevo universo simbólico donde se resignifican las viejas utopías mediante un proceso de descontextualización que las convierte en imágenes sin historia; en mercancías. Hoy el glamour de las mercancías aparece como nuestro paisaje natural, allí nos reconocemos y nos encontramos con “nosotros mismos”, con nuestros ensueños de poder y ubicuidad, con nuestras obsesiones y delirios, con los desperdicios psíquicos en el escaparate de la publicidad —verdadero espejo que nos devuelve nuestra imagen deformada— una verdadera summa espiritual de nuestra civilización, el repertorio ideológico de la desinhibición.
...Se ha apoderado de la dirección social un tipo de hombre a quien no interesan los principios de civilización. […] El hombre-masa actual es, en efecto, un primitivo, que por los bastidores se ha deslizado en el viejo escenario de la civilización.1
“Lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera.”2
1ORTEGA Y GASSET, José, La rebelión de las masas, (1930), Alianza editorial y Revista de Occidente, Madrid, 1994, p. 196
2Ibid.
La Filosofía se gesta en el diálogo al aire libre, con pensamientos divergentes que avanzan en todas direcciones y desafían nuestras lógicas bivalentes y la tiranía de la silogística de Aristóteles, para abrirse a los mundos posibles, la polisemia y la multidiversidad de lo real, para realizar paseos en el Jardín de Epícuro, excursiones a la Montaña sagrada y recorridos por senderos que se bifurcan entre los mundos del texto y los viajes de la trama.1
1 VÁSQUEZ ROCCA, Adolfo, “Entre los mundos del texto y los viajes de la trama”, En KONVERGENCIAS Literatura, Nº 9, Diciembre 2008, pp. 80 – 87, Buenos Aires.
 2.-  Rafael Echeverría responde a Maturana – Revista Capital
http://www.capital.cl/poder/2016/01/25/090146-rafael-echeverria-todo-de-lo-que-acusa-es-falso
3.- Maturana versus Echeverría: la historia tras el round ideológico por el Coaching
A PROPÓSITO DE EGOS, COACHING Y AUTOAYUDA: MATURANA, FLORES Y ECHEVERRÍA.
CONTEXTO DEL DEBATE
1.- Humberto Maturana: “No tengo nada que ver con el Coaching-
Revista Capital
ITINERARIOS DE LO HUMANO AL INTERIOR DE LA FILOSOFÍA”.
Entre el parque humano y las comunidades espaciales “aladas”:
“La Filosofía ha sido suplantada por libros de auto-ayuda”.
Dr. Adolfo Vásquez Rocca
Eldiario.com.ar Edición Impresa. Paraná Año CI – N.º 37, 118 – Lunes 23 y Martes 24 de Mayo de 2016
Redacción, Administración y Talleres: Urquiza y Buenos Aires – Paraná [ Argentina ]
ITINERARIOS DE LO HUMANO AL INTERIOR DE LA FILOSOFÍA
1ª Parte

Adolfo Vásquez Rocca – Doctor en Filosofía

Adolfo Vásquez Rocca – Doctor en Filosofía

Adolfo Vásquez Rocca

Doctor en Filosofía
Director de Revista Observaciones Filosóficas


Valparaíso,

Web:  www.danoex.net/adolfovasquezrocca.html

Contacto

E-mail: adolfovrocca@gmail.com

LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO. Dr. ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA

LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO”

3 pensamientos en “LA FILOSOFÍA, SUPLANTADA POR LOS LIBROS DE AUTOAYUDA Y EL COACHING ONTOLÓGICO. Dr. ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA

  1. Pingback: FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA: NIETZSCHE, HEIDEGGER Y SLOTERDIJK. Dr. Adolfo Vásquez Rocca | Adolfo Vásquez Rocca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s